Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
24 noviembre 2014 1 24 /11 /noviembre /2014 17:40

 

El siglo XVI es el siglo del Renacimiento, vinculado al pensamiento humanista y que tiene como características principales la inspiración en la Antigüedad clásica, el hombre como medida de todas las cosas (antropocentrismo) y confianza en la razón del ser humano. Se había desarrollado por toda Europa desde el siglo XV a partir de Italia y Flandes, donde destacaba la figura de Erasmo de Rotterdam, figura intelectual de la “devotio moderna” que critica la corrupción del clero y  la religiosidad puramente externa, defendiendo una religiosidad interior.

 

A principios de siglo, el panorama cultural  era prometedor con la publicación de la Gramática de Nebrija, la creación de la Universidad de Alcalá de Henares por el Cardenal Cisneros y la traducción de la Biblia Políglota Complutense. El erasmismo era en España muy prestigioso, apoyado por el emperador Carlos V y  con prestigiosos humanistas como Luis Vives.

Erasmo de Rotterdam

Erasmo de Rotterdam

Pero a medida que avanzó la Reforma en Europa, se empezó a tratar el erasmismo como parte del movimiento protestante. Sus libros fueron prohibidos y los sus defensores, perseguidos. España se convirtió en la defensora de la Contrarreforma y del Concilio de Trento (1545-1563).

 

La publicación del Índice de Libros Prohibidos y la prohibición en 1559 de estudiar en el extranjero fue otro paso más. Este aislamiento tuvo consecuencias muy negativas, porque supuso romper con las corrientes europeas en el periodo en el que se inició la revolución científica.

 

A pesar de estas dificultades, si hubo figuras destacables, a tenor del descubrimiento del Nuevo Mundo en campos como el Derecho Internacional con Francisco de Vitoria y Bartolomé de las Casas o Economía con la Escuela de Salamanca.

 

Catecismo romano aprobado en el Concilio de Trento

Catecismo romano aprobado en el Concilio de Trento

Estos acontecimientos se reflejaban en la mentalidad de los españoles en el siglo XVI con la impregnación de los valores nobiliarios en todas las capas sociales, con su desprecio al trabajo y al gasto suntuario, especialmente por parte de la burguesía, cuyo ideal era acceder a la hidalguía y con la obsesión por la “limpieza de sangre”, el orgullo de ser “cristiano viejo” con el que compensaban su pobreza, además de ser garantía frente a la Inquisición.

 

La Inquisición, o Tribunal del Santo Oficio es una institución que había sido creada por el papado con la misión de procesar a los sospechosos de herejía para combatir el catarismo y otros movimientos heterodoxos.

 

En 1478 El Papa Sixto IV expidió una bula que autorizaba a los Reyes Católicos a nombrar inquisidores, cuya misión era combatir las prácticas judaizantes de los conversos. La principal diferencia entre la Inquisición Española y la Inquisición Pontificia, es que la española dependía de la Corona y no del Papa. La Corona perpetuó está dependencia permitiendo así no solo controlar la unidad religiosa  sino también la disidencia política.

 

Auto de fe

Auto de fe

De esta política de unidad religiosa fue reflejo la expulsión de los judíos de España en 1492, otros muchos optaron por quedarse en España y convertirse. Aparece así el “problema converso”, que fueron el objeto de persecución preferido de la Inquisición, muy por encima de los moriscos al no poseer estos últimos el mismo nivel económico y profesional.

 

La represión inquisitorial también actuó con los escasos focos protestantes. Los principales procesos tuvieron lugar entre 1558 y 1562 en Valladolid y Sevilla, que culminaron en multitudinarios autos de fe.

 

En conclusión,  en la sociedad española se impusieron los valores aristocráticos y religiosos, basados en el orgullo del cristiano viejo y del hidalgo que despreciaba el trabajo manual y el comercio. La generalización de estos valores tuvo un efecto desastroso en la economía.

 

Epígrafes Historia 2º de Bachillerato

 

Compartir este post

Repost 0
Published by blogtodohistoriaymas - en Historia
Comenta este artículo

Comentarios