Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
10 diciembre 2014 3 10 /12 /diciembre /2014 17:17

 

Una de las características de los reinados de los Habsburgo del siglo XVII, es el de la asunción de las tareas de gobierno por parte de los llamados validos, persona de plena confianza de los monarcas. Es tradicional el atribuir la aparición de los validos a la ineptitud de los llamados “Austrias menores”, pero también hay que contar con la creciente complejidad del gobierno del reino que hacía imposible que una sola persona se ocupara de todos los asuntos y que los reyes de Francia también contaron con figuras como Mazarino y Richeliu.

 

Felipe III (1598-1621), un rey con un absoluto desinterés por las tareas de gobierno, tuvo como valido al Duque de Lerma, que colocó en los principales puestos a sus amigos y familiares. El breve traslado de la Corte a Valladolid (1601-1606) se interpreta como el intento del valido de aislar y controlar al rey. Defendió una política internacional pacifista, con la firma de la Paz con Inglaterra (1604) y de la Tregua de los Doce Años (1609) con las Provincias Unidas. 

 

Duque de Lerma

Duque de Lerma

En cuanto a la política interior del reinado de Felipe III, ese mismo año (1609) se decretó la expulsión de los moriscos. Los motivos son variados, pero seguramente pesó el intentar compensar el descrédito al firmar la tregua con los holandeses con una medida de fuerza contra esta minoría religiosa, además de su simpatía hacia los turcos y la animadversión que causaban entre los cristianos viejos. Fueron expulsados unos 300.000 (según Domínguez Ortiz), y las consecuencias económicas fueron nefastas, sobre todo en Valencia y Aragón, al perderse una mano de obra especializada y laboriosa. Con esta medida se llega a la culminación de la política de unidad religiosa iniciada con los Reyes Católicos.

Tanto Felipe IV (1621-1665) como su valido el Conde-Duque de Olivares eran de un talante muy diferente al de sus predecesores, con una preocupación real por los problemas de la Monarquía. El valido tuvo como ejes de su política la “reputación” (mantener la hegemonía de los Habsburgo españoles en Europa) y la “reformación” (poner en marcha las medidas necesarias para detener la decadencia). Consecuencia de la política de reputación de la Monarquía hispánica fue la entrada en la Guerra de los Treinta Años (1618-1648) y el fin de la Tregua de los Doce Años con las Provincias Unidas. Para el mantenimiento de esta política, era necesario realizar reformas fiscales y económicas y cambiar la estructura política de la Monarquía para reforzar la autoridad real en todos los reinos a la manera de Castilla. Las medidas fracasaron por la oposición de los grupos afectados y la marcha en plan del proyecto de la “Unión de Armas”, desembocó en la crisis de 1640 con las rebeliones de Cataluña y Portugal. Su fracaso determinó la caída del valido en 1643.

Conde-Duque de Olivares

Conde-Duque de Olivares

La llegada al trono del nuevo monarca, Carlos II (1665-1700) no terminó con la práctica del valimiento. A pesar de las disposiciones de Felipe IV en su testamento, la reina regente Mariana de Austria prescindió del Consejo de Regencia y confió el gobierno a un jesuita, el padre Nithard. La incapacidad del rey convirtió la Corte en un hervidero de intrigas. Tras Nithard, se sucedieron figuras como Valenzuela, Don Juan José de Austria (hijo bastardo de Felipe IV), el duque de Medinaceli y el Conde de Oropesa, ejecutor de una política económica que sentó las bases de la recuperación económica posterior.

 

Epígrafes Historia 2º de Bachillerato

 

Compartir este post

Repost 0
Published by blogtodohistoriaymas - en Historia
Comenta este artículo

Comentarios