Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
24 noviembre 2013 7 24 /11 /noviembre /2013 12:05

 

Los antecedentes de la conquista de Roma de la Península hay que buscarlos en la llegada de los cartagineses para afrontar sus pérdidas tras la Primera guerra púnica con la fundación de Akra Leuke y de Cartago Nova. El ataque de Aníbal a Sagunto, aliada de Roma, fue el pretexto de Roma para iniciar la Segunda guerra Púnica (218-201 a.c). La llegada a Hispania de los romanos en el contexto de la guerra fue el inicio de una larga conquista primero, y una larga asimilación al mundo romano después. Esta conquista fue un proceso de doscientos años que se puede dividir en varios períodos: La segunda guerra púnica y la ocupación del área ibérica (218-197 a.c); las guerras celtibero-lusitanas (154-133 a.c) con los episodios de resistencia de Viriato y la ciudad celtíbera de Numancia que supusieron la incorporación del centro y oeste peninsular y las guerras cántabro-astures, dirigidas por el emperador Augusto que terminaron la conquista romana de Hispania.

 

 

La asimilación al mundo romano, la romanización, fue un proceso de resultados desiguales pudiendo distinguirse tres áreas: la primera, el sur y levante, plenamente integrada en la civilización romana; el centro y el oeste, y el norte, sin núcleos urbanos y muy débilmente romanizada. En este proceso de romanización fueron fundamentales la extensión de la vida urbana, el ejército (Legio VII Gemina)  y la fundación de colonias romanas (Emerita Augusta) y la concesión del derecho de ciudadanía romana progresiva a los indígenas para atraerse su colaboración.

 

En cuanto a la administración territorial romana, esta fue variando: en época republicana, Roma dividió Hispania en dos provincias: la Ulterior y la Citerior. Durante el Alto Imperio (siglos I-III), Hispania constaba de tres provincias: Tarraconense, Lusitania (imperiales) y Bética (senatorial). Con el Bajo Imperio (IV-V) y la crisis del Imperio, la diócesis de Hispania, integrada en la prefectura de las Galias, quedó dividida en seis provincias: Bética, Lusitania, Cartaginense, Gallaecia, Tarraconense y Baleárica. La relación económica de Roma era de tipo colonial, en la que Hispania exportaba materias primas (trigo, vino, aceite y productos mineros) e importaba manufacturas.

 

diocesis-de-hispania.jpg

 

Sobre el legado cultural romano tenemos que destacar la existencia de figuras como Séneca, Columela, Quintiliano o Marcial y la construcción de obras públicas como el teatro de Mérida, anfiteatros como los de Tarragona, Mérida e Itálica, puentes como el de Alcántara y acueductos como los de Segovia, Mérida y Tarragona. Sin olvidar un hecho de notable importancia para el futuro: la difusión del cristianismo.

 

Epígrafes Historia de España 2ª Bachillerato

 

Compartir este post

Repost 0
Published by blogtodohistoriaymas - en Historia
Comenta este artículo

Comentarios