Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
12 diciembre 2013 4 12 /12 /diciembre /2013 18:19

 

En 1556, Carlos I decidió abdicar y dividir su herencia entre su hermano Fernando, al que le dejó los territorios de la Casa de Austria y su hijo Felipe, que heredó los territorios hispánicos y los pertenecientes a la Casa de Borgoña.

 

Al contrario que su padre, que se consideraba un emperador europeo, Felipe II fue un rey castellano, estableciendo su capital en Madrid en 1561. Su política interior se centró en dos ejes: la defensa del Catolicismo y del Concilio de Trento y el autoritarismo del poder real.

 

El principal instrumento de control fue la Inquisición, mucho más que un tribunal religioso, puesto que era el único tribunal común a toda la Monarquía. Para preservar a España de la herejía se prohibió a los estudiantes cursar estudios en el extranjero, importar libros del exterior y la publicación del Índice de libros prohibidos. Los autos de fe (1558) contra las minoritarias comunidades protestantes en Valladolid y Sevilla fueron la demostración práctica de esta política.

 

auto-de-fe.jpg

 

Consecuencia de esta política religiosa fue la rebelión de Las Alpujarras (1568-1570). Los moriscos eran más de la mitad de la población granadina y sus relaciones con los cristianos eran muy tensas. El detonante de la rebelión fue un decreto de 1567 que prohibía el uso de su lengua y sus costumbres. Hizo falta traer tropas de Flandes para sofocarla y la guerra fue un descrédito para la reputación de España. Tras la derrota de los moriscos, se decretó la dispersión de los moriscos por Castilla.

 

La concepción autoritaria del poder real tuvo su repercusión en las alteraciones de Aragón (1590-1592). La traición del aragonés Secretario de Estado Antonio Pérez y posterior detención causaron una rebelión en Aragón. La respuesta de Felipe II fue contundente: el envío de un ejército al mando del duque de Alba y la ejecución del Justicia de Aragón.

EL-IMPERIO-DE-FELIPE-II.jpg

Más exitoso fue la incorporación de Portugal a la Monarquía hispánica. La muerte del rey Sebastián en Alcazarquivir, dejó vacante el trono portugués. Felipe II, hijo de una infanta portuguesa, hizo valer su derecho al trono de Portugal y en las Cortes de Tomar (1580), Felipe II juró respetar las libertades de Portugal y la integridad de su imperio colonial.

 

 Epígrafes de Historia 2º Bachillerato

 


Compartir este post

Repost 0
Published by blogtodohistoriaymas - en Historia
Comenta este artículo

Comentarios