Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
10 diciembre 2013 2 10 /12 /diciembre /2013 08:30

 

El matrimonio de Fernando II de Aragón con Isabel I de Castilla en 1469 abría la posibilidad de la unión de las dos Coronas. La victoria de Isabel en la Guerra de Sucesión castellana (1474-1479) y la muerte del rey de Aragón Juan II con la consecuente ascensión  al trono de su hijo Fernando II hizo realidad esta posibilidad.

 

En la Concordia de Segovia, los Reyes Católicos decidieron gobernar conjuntamente en todos sus territorios, pero cada Corona conservó sus leyes e instituciones, con lo que la unión castellano-aragonesa fue puramente dinástica.

 

De hecho, la concepción patrimonialista de la monarquía, tan típica de la Edad Media, estuvo a punto de volver a separar ambas Coronas. La muerte de los hijos varones de los Reyes Católicos (Juan y Miguel), dejaba como única heredera a Juana, que residía en Flandes casada con Felipe “El Hermoso” y que mostraba signos de ciertos problemas mentales.

 

espana-reyes-catolicos.jpg

 

El fallecimiento de Isabel La Católica (1504) convertía en heredera de Castilla a Juana y dejaba la gobernación de la Corona de Castilla a Fernando II, según lo dispuesto en el testamento de Isabel. Pero el marido de Juana, Felipe “El Hermoso” logró el apartamiento de Fernando del gobierno de Castilla.

 

 

Existe una cierta polémica histórica sobre el grado de implicación personal de los Reyes Católicos en lograr una unión duradera, pero puede que fueran los recelos que provocaba a Fernando El Católico su yerno lo que hizo que se casara con Germana de Foix (1505), la sobrina del rey de Francia, a pesar de su posible convencimiento personal sobre la unidad de Castilla y Aragón.

 

imagen-reyes-catolicos.JPG

 

Fueron la muerte de Felipe “El Hermoso” y el hijo que tuvieron Germana y Fernando de Aragón lo que permitió que la unión entre Castilla y Aragón continuara. Inhabilitada Juana, Fernando de Aragón continuó como regente de Castilla y rey de Aragón hasta 1516. Hasta la llegada del hijo de Juana “La Loca”, el futuro rey Carlos I, el regente de ambos reinos sería el Cardenal Cisneros.

 

 

Aunque los Reyes Católicos gobernaran en régimen de igualdad las dos Coronas, las diferencias entre ellas eran muy notables: Castilla superaba ampliamente a Aragón en extensión, población y su economía estaba en expansión, frente a la profunda crisis del comercio catalán. Además, Castilla era un Estado unido, mientras que en Aragón cada uno de los territorios de la Corona tenía sus propias leyes e instituciones.

 

Por último, la monarquía en Castilla no estaba sometida al control de las Cortes, mientras que en Aragón, cada una de las Cortes mediatizaba el poder del rey. En consecuencia, la monarquía de los Reyes Católicos se basaba en la primacía de Castilla a causa de su mayor dinamismo y facilidad para el control por parte del poder real.

 

Epígrafes de Historia 2º Bachillerato

Compartir este post

Repost 0
Published by blogtodohistoriaymas - en Historia
Comenta este artículo

Comentarios

Almudena 12/10/2013 11:05

Interesante¡