Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
7 diciembre 2013 6 07 /12 /diciembre /2013 09:03

 

Los primeros núcleos de resistencia (el origen de la llamada "Reconquista") se formaron en las zonas más pobres y menos accesibles, y por lo tanto menos atractivo para el poder islámico: las franjas cantábrica y pirenaica.

 

En la franja cantábrica, habitada por astures, se refugiaron algunos nobles visigodos y, unidos en torno a la figura de Pelayo, crearon el Reino de Asturias -718-. La batalla de Covadonga -722-, que a pesar de la mitificación cristiana posterior no fue más que una escaramuza, permitió el afianzamiento del naciente reino.

 

ASTURIAS.jpg

 

Con Alfonso I (739-757), el reino de Asturias fue repoblado con mozárabes, lo que incrementará  la tendencia del reino a identificarse con la desaparecida monarquía visigoda. Esta identificación (el llamado neogoticismo astur) aumentará con Alfonso II (781-842), que trasladará la capital a Oviedo y creará una administración inspirada en la del reino visigodo. La expansión territorial del reino asturiano, que en tiempos de Alfonso III (866-910) llegaba hasta el Duero, hizo que la capital fuera llevada a un lugar más central en el 910: a León.

 

A pesar de estos éxitos, el siglo X fue un momento de crisis para el Reino de León. Por un lado, una crisis interna: el nacimiento del Condado de Castilla. La frontera oriental del reino de León estaba muy alejada de la corte leonesa, y fuertemente fortificada  por su posición de marca fronteriza y geografía llana, tenía una sociedad muy diferente, con una población de cántabros y vascones muy poco romanizada y leyes consuetudinarias (lo que explica el rechazo a la ley escrita visigoda de la monarquía leonesa, el Fuero Juzgo).

 

El conde Fernán González aprovechó un momento de debilidad de la monarquía para reunir los diversos condados orientales del reino de León en un Condado de Castilla (940), semiindependiente.

 

Emirato de cordoba

 

Por otro lado, la expansión leonesa había sido posible gracias a la crisis interna del emirato de Córdoba. La aparición del Califato de Córdoba (929), fue un momento de debilidad política y militar, acentuada durante las campañas de Almanzor (981-1002).

 

En la franja pirenaica también aparecieron núcleos políticos de resistencia. El Reino de Pamplona, de población fundamentalmente vascona, se constituyó en el siglo IX con la figura de Iñigo Arista. Con el cambio de siglo también cambia la dinastía reinante, la Jimena, que inicia una política de enlaces matrimoniales que permitirá incorporar el condado de Aragón (970). Durante el reinado de Sancho III el Mayor (1000-1035), el reino logra la hegemonía sobre los reinos cristianos, llegando a la anexión por matrimonio del condado de Castilla (1029).

 

El condado de Aragón nace a principios del siglo IX. El magnate Aznar Galíndez logra la independencia de este condado carolingio que se limitaba al valle del río Aragón, con núcleo principal en Jaca. El matrimonio de la hija del conde de Aragón, Andregoto Galíndez con el rey de Pamplona unirá Aragón y Pamplona hasta la muerte de Sancho III el Mayor.

 

El origen de los condados catalanes está en la pretensión franca de llevar la frontera defensiva contra los musulmanes hasta el río Ebro. A pesar del fracaso ante Zaragoza, los carolingios tomaron Gerona (785) y Barcelona (801). Repoblados con hispani, se crearon una serie de condados (Marca hispánica), de los cuales el más importante era el de Barcelona. Vifredo el Velloso (874-898) logrará unir los condados más importantes, siendo Borell II el que en el 988 dejó de prestar el juramento de vasallaje a los reyes francos aprovechando el cambio de dinastía.

 

califato-de-cordoba.jpg

 

A principios del siglo XI, los territorios cristianos estaban divididos en tres bloques: el reino de León; el reino de Pamplona, que se extendía de Castilla a Ribagorza y los condados catalanes. El fin del Califato de Córdoba (1031) y la muerte de Sancho III el Mayor (1035) inaugurarán una nueva etapa en el Península.

 

Epígrafes de Historia 2º Bachillerato

Compartir este post

Repost 0
Published by blogtodohistoriaymas - en Historia
Comenta este artículo
1 diciembre 2013 7 01 /12 /diciembre /2013 11:02

 

Tras la muerte de Almanzor (1002), el Califato de Córdoba entra en lo que los musulmanes llaman la gran fitna, el gran enfrentamiento. La crisis termina con la deposición del último califa, Hisham III, en el año 1031 y la sustitución del anterior califato por una multiplicidad de reinos, llamados de taifas (taiwaf –bandería, facción-).

 

Características de la etapa de los reinos de taifas (1031-1090) son las disputas entre las diferentes taifas, el pago de parias a los reinos cristianos y una brillante labor cultural. Esta etapa termina con la conquista de Toledo por Alfonso VI de Castilla (1085), lo que decide a los reyes de taifas, a pesar de los recelos, de pedir el apoyo de los ultraortodoxos almorávides (al-murabit, los hombres del ribat) que habían creado un imperio en el norte de África y vencieron a las tropas castellanas en Sagrajas. A partir del 1090, fueron integrando las taifas en su imperio.

 

reinos-de-taifas.jpg

Su desprestigio militar –pérdida de Zaragoza, imposibilidad de reconquistar Toledo-, lo impopular de su fanatismo religioso entre los andalusíes y la aparición de otro movimiento religioso en el norte de África, el de los almohades, acabó con este periodo (1090-1145). La descomposición almorávide provocó la aparición de unas segundas taifas en 1145. Al-Andalus fue reunificada otra vez por los almohades (1145-1232), con victorias tan brillantes como Alarcos (1195).

 


 

Los cristianos reaccionaron derrotando a los almohades en Las Navas de Tolosa (1212), lo que hundió el imperio almohade. Tras esta batalla, en pocos años los cristianos conquistaron casi todo Al-Andalus, permaneciendo solo el reino nazarí de Granada (1237-1492) como vasallo de Castilla y marcado por las disputas internas. Su desaparición definitiva tuvo lugar con la conquista de los Reyes Católicos en 1492.

 

Epígrafes Historia de España 2º Bachillerato

 

Compartir este post

Repost 0
Published by blogtodohistoriaymas - en Historia
Comenta este artículo
30 noviembre 2013 6 30 /11 /noviembre /2013 10:44

 

La llegada de los musulmanes a la Península se debe a la confluencia de dos procesos simultáneos: la crisis interna de la monarquía visigoda (partidarios de Rodrigo y de Witiza) y el movimiento expansivo del Islam. Así se creará en palabras de Guichard  "una sociedad islámica en Occidente”·

 

Tras la batalla de Guadalete (711), y las campañas de Tariq y Muza,  Al-Andalus se convierte en una dependencia de la provincia de Ifriquiya, que a su vez obedece al califa omeya de Damasco. Durante el valiato o emirato dependiente en Al-Andalus (714-756), hubo una gran inestabilidad a causa de los enfrentamientos entre árabes (aristocracia asentada en las zonas más fértiles) y bereberes (pastores asentados en la Meseta y zonas montañosas) que culmina con la rebelión bereber del 741 y la llegada de tropas sirias que formarán un nuevo grupo en disputa.

 

califato-al-andalus.gif

 

El asesinato en Oriente de la familia Omeya por los Abassies (750) y la llegada de Abd-al Rahmán I “El Emigrado” a Al-Andalus señala el inicio del Emirato independiente (756-929), marcando la independencia política de Al-Andalus aunque manteniendo la ficción califal o dependencia religiosa. En esta etapa se consolida el poder musulmán en Al-Andalus y aparecen fuertes tensiones sociales y religiosas (movimiento de martirio de los mozárabes cordobeses).

 

El aplastamiento de todas las disidencias y la aparición del califato fatimí en Egipto decide al emir Abd-al-Rahmán a nombrarse califa, comenzando así el Califato de Córdoba (929-1031), la época de mayor esplendor cultural de Al-Andalus con Al-Hakam II. Con la llegada de Almanzor (Al-Mansur, “El Victorioso”), el Califato andalusí  se dividió en una dictadura militar, emprendiendo terribles aceifas contra los reinos del norte (saqueo de Barcelona y Santiago). La muerte de Almanzor (1002) abre una etapa de luchas civiles en Al-Andalus (la gran fitna) que terminarán con la aparición de los reinos de taifas y la desaparición  del último califa (1031).

 

Epígrafes Historia de España 2º Bachillerato

 

Compartir este post

Repost 0
Published by blogtodohistoriaymas - en Historia
Comenta este artículo
28 noviembre 2013 4 28 /11 /noviembre /2013 10:10

En el año 409, tres pueblos germánicos, suevos, vándalos y alanos irrumpen en la Península. Para contenerlos, Roma ofrece en un pacto (foedus) a un pueblo germano muy romanizado, los visigodos: tierras  para asentarse a los visigodos a cambio de la expulsión de los invasores. Los suevos quedaron arrinconados en el noroeste, los vándalos se dirigieron al norte de África y en cuanto a los alanos simplemente se pierde su rastro. Tras el fin del Imperio romano de Occidente (476), los visigodos organizan un estado a caballo entre Hispania y la Galia con capital en Toulouse, hasta que son derrotados por los francos en Vouillé (507) y se asientan definitivamente en Hispania, formando un reino con capital en Toledo.

 

En cuanto a las instituciones del reino visigodo, este era una monarquía electiva con dos instituciones principales: el Aula Regia, una asamblea consultiva constituida por magnates que asesoraban al rey  y el OfficiumPalatinum, formado por los magnates más cercanos al monarca.

Los visigodos mantuvieron la división provincial del Bajo Imperio, poniendo a la cabeza de cada una a un gobernador o duque, lo que si cambiaron fue la introducción de circunscripciones más pequeñas, los territorios, bajo la autoridad de un conde o de un juez.

 

España visigoda

 

Culturalmente, los visigodos, unos 200.000 frente a 4 millones de hispanorromanos, son arrianos. Ante el fracaso de atraer al arrianismo a los católicos, Recaredo se convierte al catolicismo en el Tercer Concilio de Toledo (589). La unión de los dos pueblos se completó con la unificación jurídica de Recesvinto (654) con el LiberIudiciorum o Fuero Juzgo.

 

Los visigodos fueron ampliando su poder en la península progresivamente, anexionándose el reino suevo, aislando y sometiendo a los vascones y expulsando a los bizantinos. A pesar de estos éxitos, la monarquía visigoda era débil: debilitada por la Iglesia y la nobleza y por las rivalidades por la sucesión al trono. Precisamente, fue una de estas disputas lo que provocó la llegada de los musulmanes en el 711.

 

Epígrafes Historia de España 2º Bachillerato

 

Compartir este post

Repost 0
Published by blogtodohistoriaymas - en Historia
Comenta este artículo
26 noviembre 2013 2 26 /11 /noviembre /2013 14:32

 

En la primera mitad del primer milenio a.c, la Península Ibérica entra en la protohistoria y sobre ella confluyen las oleadas de pueblos indoeuropeos, las colonizaciones fenicia, griega y cartaginesa y la aparición de Tartessos, del que las fuentes griegas insisten en su antigüedad y riqueza. Nombrado a veces como reino y otras como región (Geografía de Estrabón), los límites de Tartessos según Polibio iban de Huelva a Cartagena. En el otro extremo de la Península Ibérica, pueblos indoeuropeos entran por los Pirineos hacia el final del II milenio asentándose en el nordeste.

 

Hacia el año 750 a.c otra nueva oleada indoeuropea, ya específicamente celta en la Península Ibérica, introducirá la metalurgia del hierro y se asentará en el norte y la Meseta, pero con una organización política, económica y social menos desarrollada que en la zona mediterránea. 

 

 Iberia historia antigua

 

 

Al mismo tiempo a la costa mediterránea llegan los pueblos colonizadores: fenicios (estableciendo enclaves en el sur como Gadir -800 a.c-, Malaka, Sexi o Abdera) y griegos (que fundaron en el norte colonias como Rhode y Emporion y posiblemente Hemeroskopeion o Mainake) con intenciones comerciales. Los cartagineses, en cambio, tuvieron una política de ocupación militar del territorio (Cartago Nova).

 

De esta manera en vísperas de la conquista romana, en el siglo III a.c, y siguiendo la Geografía de Estrabón, Iberia queda dividida en dos áreas: el área ibérica (sur y levante) más avanzado social y políticamente (moneda, fuerte diferenciación social, organización estatal) y un área celta,en la que podemos incluir también a los celtíberos y a pueblos no indoeuropeos como los vascones, más aislada y con estructuras sociales y políticas más primitivas (comercio escaso, pillaje, estructuras sociales basadas en el parentesco -clanes- y organización política preestatal).

 

Epígrafes Historia de España 2º Bachillerato

 

Compartir este post

Repost 0
Published by blogtodohistoriaymas - en Historia
Comenta este artículo
24 noviembre 2013 7 24 /11 /noviembre /2013 12:05

 

Los antecedentes de la conquista de Roma de la Península hay que buscarlos en la llegada de los cartagineses para afrontar sus pérdidas tras la Primera guerra púnica con la fundación de Akra Leuke y de Cartago Nova. El ataque de Aníbal a Sagunto, aliada de Roma, fue el pretexto de Roma para iniciar la Segunda guerra Púnica (218-201 a.c). La llegada a Hispania de los romanos en el contexto de la guerra fue el inicio de una larga conquista primero, y una larga asimilación al mundo romano después. Esta conquista fue un proceso de doscientos años que se puede dividir en varios períodos: La segunda guerra púnica y la ocupación del área ibérica (218-197 a.c); las guerras celtibero-lusitanas (154-133 a.c) con los episodios de resistencia de Viriato y la ciudad celtíbera de Numancia que supusieron la incorporación del centro y oeste peninsular y las guerras cántabro-astures, dirigidas por el emperador Augusto que terminaron la conquista romana de Hispania.

 

 

La asimilación al mundo romano, la romanización, fue un proceso de resultados desiguales pudiendo distinguirse tres áreas: la primera, el sur y levante, plenamente integrada en la civilización romana; el centro y el oeste, y el norte, sin núcleos urbanos y muy débilmente romanizada. En este proceso de romanización fueron fundamentales la extensión de la vida urbana, el ejército (Legio VII Gemina)  y la fundación de colonias romanas (Emerita Augusta) y la concesión del derecho de ciudadanía romana progresiva a los indígenas para atraerse su colaboración.

 

En cuanto a la administración territorial romana, esta fue variando: en época republicana, Roma dividió Hispania en dos provincias: la Ulterior y la Citerior. Durante el Alto Imperio (siglos I-III), Hispania constaba de tres provincias: Tarraconense, Lusitania (imperiales) y Bética (senatorial). Con el Bajo Imperio (IV-V) y la crisis del Imperio, la diócesis de Hispania, integrada en la prefectura de las Galias, quedó dividida en seis provincias: Bética, Lusitania, Cartaginense, Gallaecia, Tarraconense y Baleárica. La relación económica de Roma era de tipo colonial, en la que Hispania exportaba materias primas (trigo, vino, aceite y productos mineros) e importaba manufacturas.

 

diocesis-de-hispania.jpg

 

Sobre el legado cultural romano tenemos que destacar la existencia de figuras como Séneca, Columela, Quintiliano o Marcial y la construcción de obras públicas como el teatro de Mérida, anfiteatros como los de Tarragona, Mérida e Itálica, puentes como el de Alcántara y acueductos como los de Segovia, Mérida y Tarragona. Sin olvidar un hecho de notable importancia para el futuro: la difusión del cristianismo.

 

Epígrafes Historia de España 2ª Bachillerato

 

Compartir este post

Repost 0
Published by blogtodohistoriaymas - en Historia
Comenta este artículo
24 noviembre 2013 7 24 /11 /noviembre /2013 11:34

Se entiende por hominización el proceso evolutivo experimentado por el ser humano consistente en la adquisición de rasgos como el bipedismo, la encefalización, el lenguaje articulado o el alargamiento de la infancia. Ha sido en la P.Ibérica, en el yacimiento de Atapuerca (Burgos) donde se han encontrado los restos más antiguos del género Homo en Europa (800.000 años). Se trata de descendientes del Homo ergaster,  el conocido como Homo antecessor, con una capacidad craneal de unos 1000 cc  y practicante del canibalismo. 

 

Descendiente europeo del Homo antecessor, el Homo heildebergensis es el protagonista del yacimiento de la Sima de los Huesos, también en Atapuerca, y de unos 300.000 años de antigüedad. Este homo evolucionará al Homo neanderthalensis, del que tenemos yacimientos con prácticas funerarias. Los Homo antecessor que permanecieron en África dieron lugar al Homo rodhesiensis y este a su vez, dio lugar a nuestra especie, el Homo sapiens.

 

imagen-atapuerca.jpg

 

Siguiendo la teoría de la Eva Africana, una mutación del ADN mitocondrial señala su  aparición en África oriental hace unos 200.000 años. Su llegada a Europa hace unos 50.000 años supuso la competencia de este con el Homo neanderthalensis. Este desapareció definitivamente hace unos 30.000 años, siendo la P. Ibérica su último refugio (yacimiento de Gorham´s Cave en Gibraltar), siendo muy discutida la posibilidad de la presencia de genes neandertales en los actuales europeos.

 

Epígrafes Historia de España 2º Bachillerato

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by blogtodohistoriaymas - en Historia
Comenta este artículo
22 mayo 2013 3 22 /05 /mayo /2013 16:17

 

Como  se ha visto en el artículo anterior, el Imperio de Carlomagno no sobrevivió muchos años. A pesar del bien elaborado entramado ideológico sustentado por la Iglesia, y su idea de la Renovatio imperii romanorum renacido como Imperio Cristiano, sus bases materiales eran espectacularmente débiles.

 

Las comunicaciones terrestres eran penosísimas y el Mediterráneo era un lago musulmán, bajo el dominio de los piratas sarracenos (toma de Sicilia por los árabes a mediados del siglo IX). De todas las civilizaciones del Viejo Mundo, la naciente Cristiandad Latina u occidental era la más precaria.

 

La economía era practicamente de autoabastecimiento, lo que unido a los poderes que acumulaban los condes del Imperio carolingio hizo que cada parte del Imperio fuera practicamente autosuficiente e independiente de Aquisgrán, la capital del Imperio de Carlomagno. Todos los intentos de mantener la autoridad del emperador (como los famosos missi dominici, los inspectores del monarca)  chocaban contra la realidad económica de un espacio político sin conexión económica alguna.

 

capilla-palatina-de-Aquisgran.jpg

 

 

Ya hemos visto en el artículo anterior el  mapa del Tratado de Verdún (843) y la división del Imperio carolingio. Para Carlos el Calvo la Francia occidental, el germen de la futura Francia. Para Luis el Germánico, la Francia oriental, el germen de la futura Alemania. Para el hijo mayor, Lotario, la parte central, donde se encontraba  Aquisgrán, la capital del Imperio e Italia, de donde provenía la dignidad imperial,  y el título de Emperador. A pesar de esto, fue la Lotaringia incapaz de afianzarse y enseguida desapareció, dividida y disputada entre sus vecinos franceses y germanos.

 

En realidad, esta división consagraba tanto la falta de conexión económica entre las distintas partes del Imperio, como lo alejada que estaba aún (a pesar del tiempo trancurrido desde las invasiones del siglo V) de la mentalidad germana el concepto de Estado, que era puramente patrimonial. El concepto de la Renovatio Imperii romanorum, la restauración del Imperio de los romanos era un invento de la Iglesia romana, necesitada de una espada y de una construcción política que sirviera de contramodelo a la otra Cristiandad, el Imperio bizantino.

 

La falta de conexión entre las distintas partes del Imperio quedó patente con las llamadas Segundas Invasiones.             

 

Segundas-Invasiones.jpg

 

Aunque menos famosas y decisivas que las Primeras Invasiones, las del siglo V, que acabaron con el Imperio romano de Occidente las Segundas Invasiones fueron devastadoras para la Cristiandad, tanto la occidental o latina como para la oriental u ortodoxa de rito griego. Sarracenos (piratas musulmanes), magiares (húngaros), pueblos eslavos o eslavizados (búlgaros, croatas...), y vikingos o normandos (escandinavos, sobre todo daneses) se lanzaron al asalto, en expediciones de saqueo primero y buscando el asentamiento después.

 

 


 Las segundas invasiones fueron mortales para el Imperio carolingio, pues aumentaron el poder de los señores feudales al ser imposible una defensa centralizada y contribuyendo a su desaparición. Los ataques de los vikingos o normandos no terminaron con el fin del Imperio, sino que se hicieron más audaces, hasta el punto de ceder el rey de Francia todo un ducado a un jefe normando: Normandía. También lograron los normandos la conquista de buena parte de Inglaterra, el llamado  Danelaw, y la imposición de un tributo a los ingleses, el danegeld.

 

Los magiares, de lengua ugro-finesa y procedentes de Asia sembraron el terror en tierras germanas (ugroi=ogro), mientras que los eslavos, desde las estepas, llegaban a cambiar la composición étnica de los Balcanes, asentándose en ellos y reduciendo al Imperio bizantino en Europa a Grecia y Tracia.  Los sarracenos musulmanes conquistan Sicilia a mediados del siglo IX, y desde sus bases navales en Provenza e italia son una amenaza constante.

 

Pero...

 

Los pueblos de las segundas invasiones no tienen ningún tipo de coordinación entre sí. Los normandos, por ejemplo, atacaban tanto territorio cristiano como musulmán. Una vez pasada la fiereza de los primeros momentos, los vikingos tuvieron que convertirse al cristianismo de grado o por la fuerza (como los vikingos del rey Guthrum de la Inglaterra danesa, o Danelaw, tras ser derrotados por los ingleses) y terminarán siendo absorbidos por Inglaterra a finales del siglo X.

 

 

Los magiares, tras la derrota en la batalla de Lechfeld (955) por los alemanes, tuvieron que convertirse al cristianismo con Esteban I, fundando el reino de Hungría. El prestigio del rey de Germania Oton I por la victoria le hizo coronarse emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (I Reich), heredero del de Carlomagno. 

 

En el ámbito oriental, los éxitos del Imperio bizantino son espectaculares. El mayor, la alianza del emperador bizantino Basilio II con los eslavos del Principado de Kiev: Los rusos se convirtieron al cristianismo ortodoxo. Con esta alianza y ya pasado el año 1000, derrota a los búlgaros (recibió el apodo de Bulgaróctonos o "matador de búlgaros"), y somete a los eslavos serbios, reincorporando los Balcanes al Imperio cuando pocos años antes, los búlgaros llegaban a las afueras de Atenas. 

 

Con la incorporación de numerosos pueblos a la Cristiandad, pasado el peligro de las Segundas Invasiones y la llegada del orden feudal, la recuperación de Europa está a la vista. En frases del monje Raúl Glaber la Cristiandad "se llenó del blanco manto de las iglesias". Hemos llegado al año mil, entramos en la época del románico y en la Plena Edad Media. 

 

La Edad Media en mapas (V): De Carlomagno al Tratado de Verdún

 

La Edad Media en mapas (VII): De las Segundas Invasiones a la Primera Cruzada

 

Atlas histórico de la Edad Media

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by blogtodohistoriaymas - en Historia
Comenta este artículo
21 mayo 2013 2 21 /05 /mayo /2013 13:20

 

 

Aunque la soberanía del reino franco pertenecía nominalmente a la  dinastía merovingia fueron los mayordomos de palacio los que acabaron teniendo el poder, sobre todo cuando lograron que el cargo fuera hereditario. El prestigio de estos mayordomos de palacio fue enorme tras la derrota de los musulmanes en la batalla de Poitiers en el año 732 por Carlos Martel, acabando con el empuje del Islam en Europa Occidental. 

 

Pero la oportunidad para los francos y sus mayordomos de palacio, llegó cuando el  exarcado de Rávena, el nombre dado por los bizantinos a sus posesiones en el norte de Italia no pudo resistir el avance de los lombardos y su reíno de Pavía.

 

Los bizantinos, enfrentados a la amenaza musulmana y en plena querella iconoclasta, aunque habían logrado salvar a Constantinopla del duro asedio árabe en el 717, no estaban en condiciones de defender unas posesiones que se habían vuelto periféricas tras las pérdidas ante el Islam.

 

El descendiente de Carlos Martel, Pipino el Breve, mayordomo de palacio de los francos, aprovechó la situación y selló una alianza con el Papa Zacarías (751), para librarle de la amenaza lombarda. A cambio, el nuevo Papa Esteban reconoció la legitimidad del destronamiento del rey merovingio Childerico (751), coronándole como rey de los francos en el 754. El año siguiente, cumpliendo su promesa, conquistó el exarcado de Rávena a los lombardos, entregándoselo al Papa, en lugar de al emperador bizantino al que le había sido arrebatado. Es la creación de los Estados Pontificios (en el mapa, Patrimonio de San Pedro).

 

A partir de este momento, la ascensión del reino franco es fulgurante, como comprobamos en el siguiente mapa:

 

mapa-territorios-del-imperio-carolingio.jpg

 

Pipino el Breve muere en el 768 y tras la renuncia de su hermano Carlomán a la mitad del reino, Carlomagno queda como único soberano de los francos. En el año 772 iniciará la campaña  Carlomagno para anexionar los sajones al reino franco, realizando una auténtica guerra de exterminio contra los que se negaban a ser evangelizados. El caudillo Widukind se rendirá y aceptará el bautismo el 785, aunque la victoria definitiva contra los sajones no llegará hasta el 804. Como vemos en el mapa del Imperio carolingio, el reino franco llevará sus fronteras hasta el Elba.

 

Al mismo tiempo que Carlomagno guerreaba contra los sajones, ataca a los lombardos (773-774) y anexiona el reino lombardo al reino franco. 

 

Además del reino lombardo y el territorio de los sajones hay en el mapa un tercer ámbito de expansión del reino franco: se trata del Ducado de Baviera. Fue la rebelión del duque de Baviera, Tasilón, y su posterior sometimiento lo que permitió el avance del reino de los francos hasta incluir Baviera y Carintia (en la actual Austria) en el 794.

 

El prestigio de Carlomagno como defensor de la Cristiandad y el deseo de la Iglesia de Roma de romper lazos con Bizancio llevan al Papa a la restauración del Imperio romano de Occidente, la  Restauratio imperii romanorum.

 

corona-de-los-lombardos.jpg

 

Aprovechando que en el trono de Constantinopla se sentaba una mujer, la emperatriz Irene de Bizancio, el Papa Leon III coloca la corona de hierro de los lombardos (símbolo del dominio temporal sobre Italia) a Carlomagno (que no se esperaba semejante ceremonia y que le dejaba en deuda con el Papa). Este es coronado en Romacomo rey de romanos, convirtiéndose Carlomagno en Emperador de Occidente. Acto que tendrá graves consecuencias, porque parecía demostrar la superioridad del poder religioso sobre el temporal.

 

Este Imperio estará dividido en condados (se calcula que habría unos 200 condados en el Imperio carolingio) dirigidos por condes, que tenían amplias atribuciones militares, judiciales y civiles (lo que terminará por minar el Imperio cuando los condes logren hacer hereditarios los condados).

 

En las zonas fronterizas se establecerán las marcas, formadas por varios condados y dirigidas por un marqués, para facilitar la defensa contra los pueblos exteriores, cada vez más peligrosos. Las marcas del Imperio carolingio eran la Marca de Bretaña, la Marca danesa, la Marca soraba contra los eslavos y la Marca de Panonia y la Marca Oriental contra los ávaros.

 

En el mapa analizado del Imperio carolingio la única que figura es la Marca hispánica, la marca defensiva contra los musulmanes, y a pesar de lo que figura en este mapa, no se extendía hasta el Ebro. La idea inicial era adelantar la frontera contra el Islam desde los Pirineos hasta el río Ebro, pero el fracaso al intentar tomar Zaragoza y el desastre de la batalla de Roncesvalles lo impidió.

 

España siglo IX

 

Eso sí, como podemos comprobar arriba, en el mapa de la penísula ibérica a principios del siglo IX, la fallida campaña no impidió el avance posterior de los carolingios y la toma de Gerona (795) y Barcelona (801), con el establecimiento de la frontera contra los musulmanes en el Llobregat.

 

Todos estos éxitos no impidieron la paulatina descomposición del Imperio carolingio. A pesar de que su hijo Luis el Piadoso heredó la totalidad del Imperio a la muerte de Carlomagno (817), este terminó desapareciendo dividido entre los hijos de Luis el Piadoso en el Tratado de Verdún (843). Pero los detalles los dejamos para el próximo artículo.

 

mapa-division-del-imperio-carolingio.jpg 


La Edad Media en mapas (IV): De Mahoma a Carlomagno

 

La Edad Media en mapas (VI): Del Tratado de Verdún a las segundas invasiones

 

Atlas histórico de la Edad Media

 

 

 

 

 


Compartir este post

Repost 0
Published by blogtodohistoriaymas - en Historia
Comenta este artículo
20 mayo 2013 1 20 /05 /mayo /2013 08:22

 

Tras la Hégira o huída de La Meca a la ciudad de Yatrib (desde este momento Medinat al Nabi o Medina) en el 622, la nueva fe islámica progresa rapidamente progresa rapidamente y a la muerte de Mahoma en el 632, domina la península Arábiga.

 

La nueva religión es tremendamente expansiva y la devastadora guerra entre el Imperio bizantino y el Imperio Persia Sasánida, recién terminada tras décadas -batalla de Nínive, 627-, permitirá a los musulmanes expandirse rapidamente.

 

Tras la muerte de Mahoma, llegan al poder Abu Bakr, el primero de los llamados "Cuatro Califas perfectos"  período en el que los musulmanes van a conquistar en muy pocos años la totalidad del Imperio Persa Sasánida tras la batalla de al- Quadisiyya la batalla que permitió la conquista del Imperio persa por los musulmanes

 

Los bizantinos, casi tan agotados como los persas tras la guerra perderán la mitad de su imperio. Hacía solamente cuatro años que el emperador Heraclio había recuperado Jerusalén a los persas, para perderla definitivamente contra los árabes (634). Tras Palestina y Siria, cayó Egipto (646). En apenas una década, los árabes habían acabado con uno de los imperios más famosos de la Antigüedad y herido mortalmente a otro.

 

Expansion-del-Islam.JPG
Como vemos en el mapa superior, la crisis sucesoria que tuvo lugar en el Islam no terminó con su expansión. Tras el asesinato de Utman, el cuarto de los "Califas Perfectos", el gobernador de Siria, Muawiyya declaró que era a él al que pertenecía legitimamente el califato. Su victoria contra Alí, el califa regente tras el asesinato de Utman es el inicio de una nueva etapa en la historia del Imperio musulmán, empieza la etapa de la dinastía Omeya (661). 

 

Con la dinastía Omeya se reanuda la expasión del Islam. Tras la difícil y larga conquista del  exarcado de Cartago que resistió durante décadas gracias al apoyo de los bereberes a los bizantinos -conquista definitiva en el 698- cae el resto del norte de África. 

 

La ofensiva hacia occidente no significan que se olvidaran de oriente. Intentan también tomar Constantinopla por mar -asedio de Constantinopla, 674- que se salva gracias a un arma secreta: el "fuego griego".

 

Tras la conquista del norte de África, y dentro de un contexto de guerra civil dentro del reino visigodo de Hispania, las fuerzas de los omeyas cruzarán el estrecho de Gibraltar y tras vencer al rey visigodo don Rodrigo en la batalla de Guadalete en el año 711 conquistarán la península Ibérica en 5 años.

 

conquista-de-al-andalus.jpg

 

Envalentonados por el brillante éxito en Hispania, intentarán volver a tomar Constantinopla -asedio de Constantinopla, 717- infructuosamente. Tras el fracaso, volvieron a intentar la ofensiva por occidente, siendo derrotados por los francos de Carlos Martel en la  batalla de Poitiers.

 

Son estos dos fracasos en los dos extremos de la tenaza lo que transformó al mar Mediterráneo de una vía de comunicación a un foso que dividía dos civilizaciones distintas, siendo este un acontecimiento mucho más decisivo que la caída del Imperio romano de Occidente (476) y que sería el verdadero comienzo de la Edad Media según Henri Pirenne. 

 

Presa del descontento interno dentro del Imperio musulmán, la dinastía omeya (661-750) será sustituída por la dinastía de los abbasíes (750-1258), comenzando otra etapa en la historia del Islam, el Califato de Bagdad (750-1258) que susituirá al anterior Califato Omeya de Damasco y que perdurará hasta el saqueo de Bagdad por los mongoles.

 

A pesar de este cambio de dinastía y de capital, para el año 750 la expansión del Imperio árabe musulmán "clasico" ya había llegado practicamente a su apogeo, llegando, como vemos en el mapa inferior desde el Indo al este, hasta los Pirineos al oeste.

 

expansion del islam

 

Para ver la evolución del Islam desde sus orígenes hasta la toma de la península Ibérica: 

 

 

La Edad Media en mapas (III): De Justiniano a Mahoma

 

La Edad Media en mapas (V): De Carlomagno al Tratado de Verdún

 

Atlas histórico de la Edad Media

Compartir este post

Repost 0
Published by blogtodohistoriaymas - en Historia
Comenta este artículo