Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
28 noviembre 2014 5 28 /11 /noviembre /2014 11:07

 

En lo que respecta a la Hacienda, el rasgo más característico del sistema fiscal era la multiplicidad de contribuciones, que variaban de un lugar a otro y que no afectaban por igual a todos, puesto que la nobleza y el clero no pagaban impuestos.

 

De todos los territorios de la Monarquía, el que más contribuía era la Corona de Castilla. En Castilla, los principales tipos de ingresos de España en el siglo XVI eran: las rentas ordinarias, que consistían en impuestos  sobre actividades económicas como las transacciones comerciales (alcabala); el comercio con América (almojarifazgo) o la circulación de mercancías (aduanas).

 

También estaban los servicios, impuestos directos de los que tanto la nobleza como el clero estaban exentos; las contribuciones del clero, de los que destacan las tercias reales y el excusado (que la Iglesia extraía del diezmo) y los caudales de Indias, de donde se extraía el quinto real.

 

Real de plata

Real de plata

En lo que respecta a los gastos de España en el siglo XVI, el déficit fiscal de la Corona era crónico, para solucionarlo se recurrió a diversas soluciones:

 

Solicitar préstamos a grandes banqueros, como los famosos Fugger. Las enormes dificultades para devolverlos llevaron a tres bancarrotas en el reinado de Felipe II.

 

También se recurrió a la emisión de títulos de deuda pública, conocidos como “juros”. Al final del XVI todos los ingresos de Hacienda se destinaban a pagar los intereses de los juros. Se llegó a recurrir a la venta de cargos y jurisdicciones sobre tierras de realengo.

 

Otra característica de este siglo es la “revolución de los precios”. La llegada de gran cantidad de oro y plata de América provocó una inflación continua.

 

 

Llegadas de oro y plata a la península

Llegadas de oro y plata a la península

Las guerras continuas acabaron provocando la ruina de la Hacienda y de los sectores productivos. La mentalidad conservadora y antiburguesa de la población rechazaba el comercio y los negocios como propios de judíos y la superioridad industrial de los Países Bajos, Inglaterra y Francia se terminó imponiendo.

 

En cuanto a la sociedad, la estructura social mantuvo la división estamental medieval en nobleza, clero y estado llano pero aparecieron novedades: por un lado apareció entre la nobleza una élite conocida como “Grandes de España” y por otro, se generalizó la llamada “limpieza de sangre” que era necesaria para acceder a cargos e instituciones. Demostrar que se era cristiano viejo se convirtió en una auténtica obsesión.

 

Epígrafes Historia 2º de Bachillerato

 

Compartir este post

Repost 0
Published by blogtodohistoriaymas - en Historia
Comenta este artículo

Comentarios